Si vienes sin mucho tiempo, permíteme que te recomiende:
Ni tanto y Autobiografías Son los que más me gustan.
Además hay una pequeña serie que me entretiene bastante: Relatos del General
Por último, te invito a seguir el juego, si quieres como un comentario, si quieres en otro lugar: Despertares
Varias personas me han comentado que sus preferidos son:
Ultimas voluntades y Personajes Históricos V que, por cierto, a medida que me alejo de éste último me va gustando más.
Y si has llegado hasta aquí buscando nanorrelatos sólo porque el nombre del blog es NANORRELATOS, te dejo aquí algunos reunidos: Nanorrelatos

viernes, 18 de febrero de 2011

Filosofía carcelaria.

Créeme, sólo hay algo más terrorífico que el golpe de la puerta de una prisión cerrándose a tu espalda: el mismo sonido dieciocho años después y el viento en tu cara.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Cual canario al que abres la puerta le ofreces la libertad y el miedo le impide decidirse a dar el salto.

Sibreve dijo...

Jo, anónimo, yo tenía un canario que vivía con la jaula perennemente abierta, y a veces salía de casa, se daba un vuelo por la calle y volvía a la jaula. Era muy salao, se llamaba chiqui y tenía que explicar a todo el que lo conocía que no, que era raro por genética, no porque le dieramos cáñamos de mariguana para comer.
Un abrazo desconocido.

Bicefalepena dijo...

Al entrar tienes a alguien esperándote siempre. Al salir, indiferencia, y si tienes suerte, de una vaca colorá...

Un abrazo

Anita Dinamita dijo...

Muy muy buena filosofía. Bien visto, el viento en tu cara... uf
Un abrazo libre

Patricia dijo...

Desgarrante.
Pero pasado ese primer momento de terror verás como lo disfruta. Ojalá.

Un abrazo.

Luisa Hurtado González dijo...

Muy bueno pero...cualquier problema, sea menor o mayor, con el viento soplándote en la cara.

Pedro Alonso dijo...

En tan pocas palabras me has hecho sentir el vértigo. Tiene que asustar un cambio tan importante, al menos al principio. Después, el miedo a la libertad será sustituido por el miedo a la reclusión. Aunque a juzgar por los reincidentes, no se yo... Un abrazo.

Torcuato dijo...

Genial. No digo más.
Un abrazo, Hugo.

Sibreve dijo...

Bice: Lo que me costó comprender lo de la vaca colorá... pero ¿son o no son más monas que las frisonas? y sobre todo más nuestras.
Anita: Gracias a dios no es mía. De momento no sé lo que es ni lo uno ni lo otro.
Patricia: Pues debe serlo, imagina salir a un mundo distinto del que te "retiraron", sin nada ni nadie que te espere. Debe ser terrorífico.
Luisa: Estoy de acuerdo. Simplemente era una manera menos obvia de hablar de libertad.
Pedro: Tu comentario da qué pensar. Cuando entras sabes que esperar, cuando sales no, y esa incertidumbre...
Torcuato: Gracias, hombre, pero ya será menos... :D
Un abrazuco a todos.

Tino dijo...

Me lo quedo. Como ya te conté estamos en un proyecto de exposición que se titula "Presos con Causa 1936-1978. Abrir las puertas de la historia".

yo me pregunto cómo sabías que estábamos buscando un nanorrelato. fuera de broma, nos gustaría poder utlizarlo, ya me dirás.
Tino

Sibreve dijo...

Claro, Tino. Todo tiene un precio. Haz una oferta y negociamos.

Eso pasa por preguntar, ahora en serio, por supuesto, un honor para mí, cómo no.
Y si necesitas cualquier otra cosa, pide, que menos dinero que no tengo :D
Un abrazo.