Si vienes sin mucho tiempo, permíteme que te recomiende:
Ni tanto y Autobiografías Son los que más me gustan.
Además hay una pequeña serie que me entretiene bastante: Relatos del General
Por último, te invito a seguir el juego, si quieres como un comentario, si quieres en otro lugar: Despertares
Varias personas me han comentado que sus preferidos son:
Ultimas voluntades y Personajes Históricos V que, por cierto, a medida que me alejo de éste último me va gustando más.
Y si has llegado hasta aquí buscando nanorrelatos sólo porque el nombre del blog es NANORRELATOS, te dejo aquí algunos reunidos: Nanorrelatos

domingo, 17 de abril de 2011

La herramienta

Hace cuatro millones de años un austrolopitecus afarensis, llamémosle Adán, bajó del árbol y caminó sobre dos patas hasta unas frutas caídas. Otro cualquiera de la manada bajó tras él y, ayudándose de las manos, se  acercó queriendo compartir la comida. Otro cualquiera, porque sólo Adán era capaz de caminar erguido y hacía de los demás eso: cualquieras.
Adán aprovechó su mayor habilidad y, sin mediar amenaza, tomó en las manos una piedra de buen tamaño y golpeó la cabeza del otro. El resto se trastornó ante la visión del cráneo destrozado y huyó dispersándose, de rama en rama. Adán, viéndolos huir, dibujó en los labios la primera sonrisa de la hominidad.
Del más inteligente, el más fuerte, el más adaptado al medio, de Adán, descendemos todos.

7 comentarios:

Patricia dijo...

Bravísimo!!!

Puck dijo...

y con la sangre comenzó a dibujar, después a escribir... y aquí estamos jeje
Saludillos evolutivos

vittt dijo...

amén

Humberto Dib dijo...

Sibreve:

1. Muy buen micro, que no sólo nos lleva al (supuesto) comienzo de nuestra hominidad, sino que destacas muy bien qué lamentable origen tuvimos, pues al ver los resultados, no pudo haber sido otro el principio a no ser el que relatas.

2. Quería agradecerte en forma explícita que hayas leído con tanta atención varios de mis textos, aún los más antiguos, eso mostró un gran interés no sólo por mis escritos, sino por la literatura en general.
Hace unos años una persona dijo en público: "No sé si Humberto Dib es un gran escritor, pero tengo certeza de que es un gran lector". Esa frase me quedó grabada hasta el día de hoy.
Te dejo un gran abrazo.
Humberto.

Bertobgood dijo...

Acepto que echar a la hormigonera antropología, darwinismo y antiguo testamento para lograr un relato estéticamente efectista forma parte de las licencias literarias utilizadas por la comunidad escritora.
Respecto al contenido creo que "la sonrisa" se refiere a la institución del terrorismo (los chimpancés lo practican formando grupos que agreden a disidentes del clan o a otros clanes de una forma extremadamente violenta). Y creo que el fallo de la narración es que todos eran bípedos, todos eran ya capaces de sonreir pero eran incapaces de desactivar al lider. Creo que de esos descendemos.

gaia56 dijo...

¿Del más inteligente? no parece ser cierto tal como se manja nuestra sociedad en estos momentos...
Un beso.

Sibreve dijo...

PAtricia: Muchas gracísimas.
Puck: Buena vision ¿positivista?
Vittt:... jesús.
Humberto: Gracias.
Berto: Tus comentarios enriquecen mis entradas. La historia se remite al primer hominido, al primer "mono" que baja del árbol y pasa más tiempo en el suelo que en los árboles, al que habita en la zona márginal de la selva. De ese descendemos, y esto no es literatura, del que vive más al margen, se hace más fuerte y echa a los demás. Es una mera metáfora, no descendemos de cromagnon, que es más inteligente y más evolucionado, somos el sapiens más cruel, capaz de borrar al cromagnon de la faz de la tierra. Saludos, Berto.
Gaia: Bienvenida. Mejor no nos retroalimentemos con los comentarios, no sea que acabe más deprimido y más pesimista que de costumbre, jejejeje. Saludos y ponte cómoda.